ArguSens: Viajando en fase 0. Capítulo 2

ArguSens: Viajando en fase 0. Capítulo 2

2 junio, 2020
conductora-fase-0-covid-1200x750.jpg
El Diario de Laura Argudo

Viajando en tiempos de Pandemia

Arguser
Lectura: 3 min

Tras semanas de confinamiento nos permitieron usar el coche de Arguser para servicios con desplazamiento. Hacía muchos años que no sentía tantos nervios al viajar, esa extraña sensación de no estar preparada para lo desconocido. 

Debíamos realizar trayectos que ya habíamos hecho decenas de veces; sin embargo, en tiempos de pandemia todo tiene como un sabor a metálico; como si un frío de barrote de cárcel te anquilosase la razón. Por un lado, una parte de ti entiende la situación y las medidas tan restrictivas de control; por el otro, hay como un sentimiento adolescente irracional que se revuelve por la falta de libertad.

Entre estos pensamientos se iban sucediendo los kilómetros, con Dani en la parte trasera del vehículo mirando absorto la falta de animosidad del paisaje. Me sentía como una taxista de cine noir, conduciendo hacia el próximo control policial, con carta blanca para llegar a destinos lejanos.

En esta extraña realidad lo que me mantenía firme y llena de vitalidad era la certeza de ser útiles. En un momento en el que a tu alrededor todo está en riesgo no hay nada más estimulante que ser una pequeña parte del engranaje humano que busca solucionar tan tremendo desastre vírico. 


pandemia viajes

Hemos de ser responsables con las críticas a toro pasado, la memoría nos ayuda a construir sociedades más justas.


En los controles de seguridad podíamos observar como este tipo de crisis transcienden lo laboral. Agentes de rostros enjutos, ojerosos y con la mirada fatigada, se mantenían como un dique frente al mar, totalmente profesionales con un sentido del deber y la cordialidad admirables. Las miradas son la ventana hacia los universos interiores, aunque no hacía falta viajar en cohete por ellas para adivinar sonrisas complices bajo las mascarillas.

En cuanto al tema de la alimentación, nos llevábamos fruta y bocadillos de casa; comer dentro del coche, comida fría y con el pan gomoso no es lo que más te apetece después de todo un día de carretera, por fortuna en algunas gasolineras nos invitaban a café caliente. Aprovecho para solidarizarme con las camioneras y camioneros que vivieron esto (y mucho más intensamente) durante semanas en condiciones psicológicas y físicas muy duras.

Hay muchos profesionales que han sido cruciales para que la población pudiese mantener una cierta calidad de vida durante el confinamiento, seríamos muy injustos si se nos olvidasen todos esos sacrificios personales. Hemos de ser responsables con las críticas a toro pasado, la memoría nos ayuda a construir sociedades más justas.


Nota para navegantes: siempre hay que tener papel higiénico y una garrafa de agua en tu maletero, llegará el día en que rezarás para que sigan estando ahí.


Otro de los temas complicados durante estos viajes por media geografía española fue el de las necesidades básicas de higiene. Era imposible encontrar un WC ya que todos los establecimientos estaban cerrados excepto para servicios de take & way. Como vuestra imaginación es poderosa ya os dejo la parte de entender todas las situaciones que se pudieron dar y lo rocambolesco de sus soluciones. Nota para navegantes: siempre hay que tener papel higiénico y una garrafa de agua en tu maletero, llegará el día en que rezarás para que sigan estando ahí.

Si al tema higiénico le sumamos que no había opción de pernoctar en hostales, hoteles,… Los viajes han sido una prueba digna de Pekín Express pero en peor. Recorrer más de 1000 km en un coche, en modo taxista, sin baños, ni opción a reponer fuerzas, con horas de fátiga acumulada es algo nimio comparado con el trabajo hercúleo que observamos en los compañeros del sector sanitario, quiénes estaban en la primera línea de la lucha contra el Covid-19.

Por fortuna, los días pasaron y pudimos dar el servicio técnico necesario para que no faltasen equipos de diagnóstico en las clínicas que visitábamos. Incluso modificamos nuestros servicios para desarrollar la gama “humana” en la que pudimos dotar a muchos centros hospitalarios de los equipos necesarios para ayudar en la pandemia.


asistencia sanitaria durante pandemia

Gracias por leer estas reflexiones, he querido compartir mis experiencias ya que creo que el drama humano que estamos sufriendo necesita de fuentes directas, de testimonios veraces, que nos ayuden a comprender su magnitud.

En tiempos en que la información se consume como comida rápida para el cerebro, deseo poder estimular vuestras mentes para que durante un par de segundos como mínimo, paremos, respiremos, cerremos los ojos, apaguemos el ruido mediático y volvamos a escuchar los aplausos hacia toda la gente invisible que lo ha dado todo, literalmente en algunos casos, para que nuestras familias puedan vivir más seguras.

En próximos días seguiré compartiendo mis impresiones con todos vosotros y vosotras. Seguidnos en redes y estar al tanto de las últimas novedades. Dejadnos vuestros comentarios y os animo a compartir vuestras experiencias.


© Copyright 2007 - 2020 | Web creada por www.garvira.com